¿Turismo rural sexual? ¿Que es eso?

Posiblemente nunca en tu vida hayas oído hablar de turismo rural sexual. Si que te sonará lo que es simplemente el turismo sexual, y también el turismo rural. Pero la mezcla de ambas es un concepto que todavía no lo conoce demasiada gente.

Cuando nos referimos a turismo rural sexual nos estamos refiriendo a lo que se podría denominar “ir al campo a follar“. Es decir, gente de ciudad que busca en los pueblos o zonas rurales un sitio en el que conocer a chicas y poder llevar a cabo el acto sexual, es decir, tener sexo con ellas.

Tener sexo en el campo es algo novedoso y atractivo para la gente de ciudad. Los chicos principalmente, hartos de las ciudades y de competir con miles de tíos para llevarse a una chica “al huerto” encuentran en las zonas rurales una forma sencilla de poder practicar sexo.

También es cierto que existe el estereotipo de que las chicas de pueblo son mucho más fáciles, y de que les atraen los chicos de ciudad o de fuera de su zona. No es del todo cierto, aunque lo que si que es verdad es que a todos (chicos y chicas) nos atrae lo nuevo y/o diferente.

Ahora bien, te preguntarás cuales son las mejores zonas para hacer el conocido turismo rural del sexo. Pues no podemos darte una respuesta concreta. Normalmente suelen ser zonas de Castilla la Mancha, Andalucía, Aragón y Castilla y León. Aunque cualquier zona de nuestro país sería buena, siempre y cuando fuera una zona auténticamente rural, apartada de grandes ciudades.

También hay gente que hace este tipo de turismo pero no con la intención de ligar con chicas, sino simplemente van con sus parejas para practicar sexo en lugares diferentes a los habituales. Por ejemplo en el campo como hemos visto en el vídeo de antes, o tal vez en lugares inhóspitos.

Otros sin embargo van lo más fácil de todo. Hacen este tipo de turismo pero buscando lo que se llama coloquialmente “puticlubs”. Es decir, prefieren contratar a trabajadoras del sexo antes que estar buscando ligues de una noche e invertir demasiado tiempo en ello.

Sea como sea, nosotros recomendamos salir de la zona habitual en la que puedas vivir y adentrarte en las zonas más rurales de España. El hecho de que puedas practicar sexo o no debería quedar en un segundo plano, ya que lo importante es visitar las bonitas zonas que tenemos. Y a malas siempre puedes llevarte un portátil cargado de vídeos porno y recurrir a los trabajos manuales, es decir, hacerte unas pajas viéndolos.